Lo mejor de Segovia

Segovia en un día

Al planear mi viaje a Madrid busqué lugares cercanos y obvio me salieron muchas opciones, las más sencillas por distancia y costo fueron Toledo y Segovia, al ver fotos y leer un poco elegí Segovia en un día y la verdad no me arrepentí para nada. Esta localidad española fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

Ir de Madrid a Segovia es súper sencillo y durás más en llegar a la estación del tren que el trayecto como tal. Debés comprar el tiquete con el tren Renfe Ave, acá la información: Trenes Renfe Ave. El tren dura 27 minutos (claro va literalmente espantado a 280 km/hr) y se toma en la estación de Madrid- Chamartín.

Es la segunda estación de tren más importante de Madrid por detrás de Atocha. Ésta es la encargada de comunicar Madrid con el noroeste de la península Ibérica, (es enorme y es mejor llegar con tiempo porque es muy fácil perderse y te puede dejar el tren, de verdad te lo digo hay que caminar bastante!!).

Una vez que encontrás el andén de tu partida, en cuestión de minutos llegás a la estación de Segovia- Guiomar. Acá debo de hacer una aclaración importante: Cuando llegués a esta estación no entrés en pánico de llegar a la nada…y me imagino tu cara al leer esto ¿cómo a la nada? Pues sí, al bajar del tren y salir de la estación vas a ver un desierto, no hay casas, no hay edificios, literalmente NADA.

Te encontrarás en la nada, solo con un bus que logra meter por arte de magia a todos los turistas asombrados que bajamos del tren y que no sabemos ni adónde hemos llegado.

La estación está a casi 7 km del centro de la ciudad, el trayecto en el bus dura 25 minutos. Los buses tienen su horario, debés de fijarte bien la hora de salida del tren de regreso a Madrid y calcular tomar el bus que devolverá a la estación de Segovia, son sólo tres buses al día, si lo perdés deberás tomar un taxi.

 

¿Qué ver en Segovia en un día?

Acueducto de Segovia: Al llegar a la terminal es impresionante verlo en todo su esplendor, es único y magnífico, una de las más soberbias obras que los romanos dejaron repartidas por su vasto imperio. Fue construido para conducir hasta Segovia el agua de la sierra, es símbolo heráldico de la ciudad y su construcción fue atribuida al diablo por la siguiente leyenda: “Se cuenta que una niña subía todos los días hasta lo más alto de la montaña y bajaba con el cántaro lleno de agua”.

Un día harta de aquello, pidió al demonio que construyera algún medio para que no tuviera que subir y bajar todos los días con el cántaro. Entonces, por la noche se le apareció el diablo y le concedió el deseo a cambio de que, si conseguía terminar el acueducto antes de que cantara el gallo, le tendría que dar su alma.

La niña accedió y el diablo comenzó a construir el acueducto, momento en que la niña se arrepintió de haberlo deseado. Justo cuando le quedaba una piedra para terminar cantó el gallo, lo que hizo que el diablo fracasara y la niña no perdiera su alma.

En el hueco que quedó es donde está ahora puesta la estatua de la “Virgen de la Fuencisla”. Después de conocer esta leyenda queda uno más impactado con el acueducto que está ubicado a la entrada de la ciudad y el cual podés subir hasta un mirador en el que podés apreciar su grandeza, este será el punto más importante si te preguntan qué ver en Segovia en un día.

De aquí me desplazé hasta el centro de atención turística localizado en Plaza del Azoguejo para obtener un mapa y empezar el recorrido. Segovia se conoce perfectamente en 6 horas y con toda la calma del mundo, pero eso sí, tenés que llevar zapatos cómodos, pues, sus callejuelas empinadas de adoquín cansan a cualquiera.

Barrio Judío: Del acueducto podés caminar al Barrio Judío tomando la Calle de Cervantes que te llevará directo al Paseo del Salón, en pleno centro histórico. Es uno de los jardines más antiguos; mientras caminas podés ir viendo edificios con características muy peculiares como La Casa de los Picos, que es la Escuela de Arte Superior de Diseño.

También verás la iglesia de San Martín, claro ejemplo del arte románico de Segovia; algunos de los patios de las casas de esta zona también merecen una visita, como el de la Casa de los Del Río. Desde el Paseo del Salón podés ver una panorámica de la ciudad espectacular y a lo lejos el Alcázar. Dejáte impresionar por sus callejuelas llenas de tiendas y restaurantes. 

Plaza Mayor: Es un punto de encuentro entre los paisanos del lugar y turistas, bastante concurrido e ideal para hacer una parada y ver el hermoso kiosco de la música en el centro de la plaza y apreciar la Catedral de Santa María, la última de estilo gótico construida en España y conocida como la Dama de las Catedrales por su tamaño y elegancia, sin duda alguna una joya arquitectónica que vale la pena ver.

La Catedral de Segovia está compuesta por 3 naves que se disponen formando una planta de cruz latina. Posee, a su vez, capillas laterales, crucero con ábside semicircular en la cabecera, cabecera con girola y capillas radiales. El claustro y la esbelta torre componen otras de las partes fundamentales del templo, será otro de los puntos para ver en Segovia en un día.

Lo mejor de Segovia

Alcázar de Segovia: Cuando pensás que ya lo viste todo, todavía falta otra caminada para llegar al Alcázar de Segovia, uno de los monumentos más importantes del lugar que se alza sobre un cerro con forma de proa de barco, tuve la mala suerte que estaba en remodelaciones muchos sectores por lo que, tanto su fachada como interior no estaban del todo habilitadas y no pude entrar.

Ya para este momento el hambre encendió su alerta, era la 1:30 de la tarde, Segovia es mundialmente conocido por el cochinillo, plato que forma parte del menú desde la invasión del Imperio Romano.

Las opciones son muchas para probarlo, me recomendaron el restaurante José María, un local clásico con vigas y arcos típicos de la zona, además cuenta con platillos castellanos y con precios relativamente cómodos. Pero de igual manera si no te gusta con el cochinillo, hay de todo para que no te preocupés.

Datos útiles

  • Moneda: Euro (€)
  • Idioma: Oficial español, también hablan en inglés
  • ¿Cómo llegar?: Estación Chamartín
  • Mejor época para visitar la zona: La puntuación de turismo favorece los días despejados y sin lluvia con temperaturas percibidas entre 18 °C y 27 °C. En base a esta puntuación, la mejor época del año para visitar Segovia para las actividades turísticas generales a la intemperie es desde mediados de junio hasta principios de septiembre, con una puntuación máxima en la tercera semana de julio
  • ¿Cómo desplazarse? La ciudad es relativamente pequeña, existen autobuses y taxis y lo más recomendado es caminar para conocer sus principales atractivos

Si te interesa conocer información general sobre Madrid y qué ver y hacer, acá te dejo info ¿Qué ver y hacer en Madrid?nos encanta brindarte la mejor información de viajes, consejos viajeros, opciones para viajes económicos y mucho más con Movete en el Mundo.

Para reír un rato

Para terminar mi aventura en Segovia, te cuento prácticamente que fue una maratónica desde que tomé el tren (como te dije al inicio la estación Chamartín es enorme… llegué tarde y tras de todo me perdí, yo fui con mi cuñada y mi sobrina) era ver a tres desquiciadas corriendo de un extremo a otro buscando el andén #18, cuando lo encontramos literalmente nos subimos al tren y cerraron las puertas, sin aire, nos sentamos y dijimos excelente lo logramos, pero la carrera no termina aquí…

Mi sobrina se enamoró de un bendito vestido para el baile de graduación, pero como suele suceder no se compra de inmediato, sino que, sucede el típico “ahorita más tarde paso y lo compro”, pues resulta que en Segovia cierran todo a las 2:00pm y vuelven a abrir hasta las 4:00pm.

Dimos chance y nos fuimos a caminar un poco y comer algo y se nos pasó el rato volando…cuando de repente mi cuñada se acordó del vestido, eran justamente las 5:15 pm y el bus salía a las 5:30pm (si ese bus se iba solo quedaba el de las 5:45 pm y nuestro tren salía a las 6:15pm) recordemos que el trayecto en el bus es de casi 20 minutos…aún así se fueron a buscar el famoso vestido, la tienda en la que lo vimos estaba más lejos de lo que parecía en un inicio a solo dos cuadras; PUES NO, ERAN CASI 5 CUADRAS Y EN PURA SUBIDA!!

Mientras todo esto sucedía yo me quedé cuidando los bolsos, las cámaras y cuanta cosa llevábamos, pude ver como el primer bus se fue y también como se llenaba el segundo bus; y de las chicas ni rastro…

Empecé a preocuparme, tomé todas las cosas y me fui a plena calle a hacer fila, cuando vi a los lejos a dos locas que venían rodando cuesta abajo con una bolsa en la mano corriendo para subirse al bus, sudadas era un piropo, pero así había que irse, porque el tren partía a las 6 y 15pm y solo teníamos 4 minutos para bajarnos del bus e ir a buscar el tren, o sea, la maratónica aún no terminaba.

Dicho y hecho, otra vez hubo que correr para lograr tomar el tren. Al igual que cuando veníamos nos subimos y cerraron las puertas y chao chao….En resumidas cuentas podemos hacer un tour que se llame “Conocé Segovia en media hora”, ahora nos reímos mucho, pero creéme que en el  momento no fue así. Mi calificación para Segovia es de 100!! ¡Qué lugar tan espectacular! Espero volver con mi esposo algún día.

PD: EL VESTIDO DEL BAILE DE GRADUACIÓN LE QUEDÓ DIVINO A MI SOBRINA A PESAR DE QUE SE COMPRÓ EN TAN SOLO 2 MINUTOS. ¡AUNQUE USTED NO LO CREA!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *