¿Cómo superar el Jet Lag?

Adiós al Jet Lag

Muchos amigos preguntan cómo superar o “curarse” del molesto Jet Lag (es ese letargo o cansancio que nos da cuando experimentamos un brusco cambio de horario al viajar al otro lado del mundo). 

Te brindaremos algunos tips que debés hacer antes, durante y al llegar al destino. Así que papel en mano porque te indicaremos ¿Cómo superar el Jet Lag?

 ¿Qué es el Jet Lag?

El desfase horario (jet lag) es un trastorno temporal del sueño. Se produce cuando el reloj biológico del organismo no concuerda con la hora local en la que usted se encuentra. Cuantos más husos horarios atraviese, peor será el desfase horario.

Síntomas más comunes

Los síntomas son numerosos pero en general los más frecuentes son:

  • Cansancio general, fatiga
  • Problemas de sueño
  • Disminución de la concentración, falta de memoria
  • Cambios de humor, irritabilidad
  • Molestias gastrointestinales: vómitos y diarreas
  • Disminución del apetito
  • Disminución de rendimiento físico

¿Cuánto dura el jet lag?

Una vez aparecidos los síntomas se precisan para recuperarse tantos días como zonas horarias se han atravesado cuando se viaja hacia el este. Cuando se viaja hacia el oeste, el jet lag puede durar la mitad del número de zonas horarias cruzadas. La adaptación resulta más fácil cuando el viaje se realiza hacia el oeste que hacia el este.

Antes del vuelo

Ajustar el reloj biológico poco a poco: Lo ideal sería ir acostumbrando el cuerpo al horario que tendrás en el destino al que viajarás. Por lo que, unos 2 días antes podés ir practicando levantarte o acostarte a horas similares a las que tendrás.

Por ejemplo, es bueno despertarse e irse a dormir una hora antes si viajás hacia el este. Si, por el contrario, tu destino es hacia el oeste, lo mejor es despertarte y acostarte una hora después. Suena fácil, ¿no?

Practicar una dieta anti-jet lag: Existen algunos alimentos que te van a ayudar a superar un poco el problema de Jet Lag. Lo más aconsejable es consumir muchas proteínas y carbohidratos durante los 4 días anteriores al viaje y una ingesta mínima de calorías durante los 2 días previos.

El mismo día del vuelo, si éste es diurno, todavía te podés dar un último banquete durante el desayuno y así afrontar con más energía el vuelo transcontinental.

Actualizar la hora de tu reloj durante el embarque: Cambiar a la hora de tu próximo destino no hará ningún cambio en tu cuerpo ni por obra de magia, pero psicológicamente ayudará un poco al ver la hora ir acostumbrando el cerebro. Recordá el poder de la mente…es impresionante!

Durante el vuelo

Dormir, tomar agua y comer lo más liviano: El famoso antifaz, una almohada cómoda y películas serán tus mejores aliados para conciliar el sueño durante el vuelo. Durante las horas de vigilia, o lo que llaman “horas eternas-aburridas” nada mejor que beber agua para estar bien hidratado.

En mi caso “me dopo”, me tomo una pastilla para dormir por unas 6 horas para que el resto no sea tan terrible, pues realmente estos vuelos son agotadores. Tratá de reservar tu asiento en la salida de emergencia pues tienen más espacio en los pies.

En cuanto a la comida, elegí lo más liviano posible pues tu estómago sufre las consecuencias de estar más de 10 horas sentado sin mucha acción ni movimiento, así que, ojalá podás comer dentro del menú que ofrecen las aerolíneas lo más liviano posible como pollo, pavo o verduras que es menos difícil de digerir que una carne roja.

Evitá el alcohol y la cafeína:  ¿A quién no le apetece una copita de vino mientras hace una maratón de películas en el avión? Pues bien, aunque el plan es de lo más apetecible, no caigás en la tentación.

El alcohol, al igual que la cafeína (decíle también adiós al café) favorecen la deshidratación, la cual, contribuye de forma considerable a aumentar la sensación de descompensación horaria. Así que ya sabés: agua, agua y más agua preferiblemente.

Te puede interesar leer:

Lo mejor de Segovia

En el destino

Comer de una vez:  Lo que siempre hago al llegar al destino es comer de acuerdo al tiempo de comida que toque en ese momento (desayuno, almuerzo o cena), eso hará que tu cuerpo se acomode a una hora más específica y vayás entrando al nuevo horario.

 A moverse: Es muy fácil que al aterrizar te vayás directo al hotel y te metás en las cobijas. Es preferible darse una ducha, pasear, salir a conocer un poco de los lugares cercanos y mantenerse entretenido que quedarse en la habitación.

Todos pensamos lo mismo: “me acuesto un par de horas y como nuevo”. ¿Estás seguro de que serán solo sólo horas? Probablemente te acostarás hasta el día siguiente.

Nada de fiesta: El primer día lo ideal es acostarse relativamente temprano para cargar pilas, ni se te ocurra irte de fiesta, tu cuerpo lo va a resentir terriblemente.

Al día siguiente la mejor manera de recibir el nuevo día en el  destino es despertarse con la luz del sol. Nada de despertadores o alarmas. Basta que por la noche dejés levantadas un poco las persianas de modo que la luz solar te “obligue” a despertarte de forma natural o, al menos, de una forma un poco más llevadera.

Si tenés tu propia forma de ¿Cómo superar el Jet Lag? te invitamos a que nos dejés por acá tus comentarios para poder hacer intercambio de información útil a todos los viajeros.

Si te interesa conocer información general sobre Bélgica y qué ver y hacer, acá te dejo info ¿Qué ver y hacer en Bruselas? nos encanta brindarte la mejor información de viajes, consejos viajeros, opciones para viajes económicos y mucho más con Movete en el Mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.